martes, 24 de octubre de 2017

Meditación

La meditación es una práctica esencial en el camino espiritual. Es compartida con las grandes corrientes religiosas y filosóficas del planeta, que la utilizan con fines similares. Se trata de una técnica que consiste en sentarse en silencio mientras se intenta enfocar la mente en el momento presente. El objetivo es calmar la mente y alcanzar el dominio de sí mismo. Dentro de la propia meditación existen diferentes técnicas para lograr tal objetivo: Enfocarse en la respiración, en las sensaciones del cuerpo, hacer visualizaciones o recitar mantras, entre otros.

La dificultad de la meditación no radica en la técnica, ya que tan solo es necesario sentarse en silencio; la dificultad de la meditación está en afrontar el ruido continuo de la mente. También es importante mencionar que el éxito de la meditación tiene una estrecha relación con la constancia con la que se practica, sin ser tan importante la duración de la práctica. Por lo general meditar de 20 a 30 minutos de forma habitual suele ofrecer muy buenos resultados. La clave es ser constante en la práctica.

La constancia en la meditación suele inducir a un estado de calma y bienestar, incluso si durante la práctica no se tiene una sensación subjetiva positiva. Se medita, además de para tener un dominio de uno mismo, para desarrollar compasión, paciencia, ternura, generosidad y perdón.

Según estudios recientes, la práctica habitual de meditación, mitiga los efectos del estrés, tiene efectos positivos sobre el sistema inmunológico, mejora la atención, mejora los niveles de ansiedad, depresión, ira y fatiga, aumenta la memoria y la tolerancia al dolor.  Un estudio en Harvard llevado a cabo por la neurocientífica Sara Lazar en 2015 demostró, además, que la meditación llega a cambiar el cerebro, aumentando la materia gris, que a la vez provoca una mejora en los aspectos cognitivos, ralentiza el deterioro neuronal y el envejecimiento, mejora la empatía y reduce el miedo y la ansiedad. El estudio fue llevado a cabo con personas NO meditadoras que se les hizo meditar 20 minutos al día durante ocho semanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario